¿Qué pasa en las distintas partes del cerebro durante el yoga?

Como despierta el Kundalini Yoga la actividad cerebral

El lóbulo frontal es el centro de las funciones cognitivas mayores, incluyendo la planificación, la discriminación, el pensamiento abstracto, la personalidad y la conducta. La Escuela de Bihar se refiere a la práctica de la respiración de kapalabhati como “purificación frontal del cerebro”, debido a los efectos de rejuvenecimiento que tiene en esta área del cerebro.

Conocida como la sede de funcionamiento consciente, el lóbulo frontal es la parte más grande de su cerebro. Está dividido en los hemisferios derecho e izquierdo. En el nivel físico, el hemisferio derecho controla el lado izquierdo del cuerpo, y el hemisferio izquierdo controla el lado derecho. En el nivel del cuerpo sutil, ida nadi (el canal de energía lunar) está conectado a la mitad derecha del cerebro, y pingala Nadi (el canal de la energía solar) está conectado izquierda del cerebro.

La parte anterior del lóbulo frontal, la corteza prefrontal, es la parte más evolucionada del cerebro y es responsable de las capacidades positivas como la concentración, la felicidad, la creatividad y el pensamiento racional. Los estudios que utilizan EEG han demostrado que la meditación fortalece la comunicación entre la corteza prefrontal y otras áreas del cerebro.

Aproximadamente del tamaño de un guisante, la hipófisis es la glándula maestra del sistema endocrino, regula la producción y la liberación de hormonas que controlan el crecimiento, el metabolismo y la función de otras hormonas. En un nivel más sutil, la glándula pituitaria está relacionado con el sexto chakra o ajna. Ajna significa literalmente “centro de mando”.

Los neurotransmisores actúan como mensajeros químicos del cerebro, se ocupan de la transmisión de información entre las células nerviosas. Los trastornos neurológicos son a menudo el resultado de un neurotransmisor defectuoso, por ejemplo, los bajos niveles de un neurotransmisor llamado GABA están relacionados con la depresión y la ansiedad. Estudios recientes muestran una asociación entre la práctica regular de asanas y el aumento de los niveles de GABA.

El tronco cerebral, que conecta el cerebro y la médula espinal, juega un papel crucial en la digestión, la frecuencia cardíaca, y la respiración diafragmática. Las neuronas que se encuentran en el tronco cerebral envían un impulso nervioso a la membrana, que hace que se contraiga, iniciando de este modo la inhalación.

Un estudio de 2010 encontró que los sujetos que meditaron 30 minutos al día durante ocho semanas tuvieron una reducción de la materia gris en la amígdala-que está relacionado con el miedo y la ansiedad.

El cerebelo controla el equilibrio, la coordinación muscular, los reflejos y el movimiento. La práctica de asana sería imposible sin ella.

El sistema límbico está compuesto de las estructuras relacionadas con la memoria y la emoción, tales como el hipocampo, la amígdala, el tálamo y el hipotálamo. Un estudio de 2010 encontró que los sujetos que meditaron 30 minutos al día durante ocho semanas tuvieron una reducción de la materia gris en la amígdala, que está vinculada al miedo y la ansiedad, y un aumento de la materia gris en el hipocampo, que juega un papel vital en la formación de la memoria.

El centro de procesamiento visual primario del cerebro, el lóbulo occipital te ayuda a seguir visualmente la clase de yoga. Y puedes agradecer al lóbulo temporal tu capacidad de procesar las instrucciones verbales para las posturas, ya que es responsable de la percepción auditiva.

El lóbulo parietal está asociado con el movimiento de las extremidades, la comprensión del habla, y la detección del dolor. De acuerdo con un estudio publicado en la revista Journal of Neuroscience, en abril de 2011, los escáneres cerebrales de esta región han demostrado que la meditación consciente puede reducir drásticamente la sensibilidad al dolor, incluso más que la morfina.

KUNDALINI Y EL CEREBRO

El despertar de Kundalini y su unión con Shiva está inmediata e íntimamente conectado con todo el cerebro. El cerebro tiene 10 compartimientos y de estos, 9 están latentes y uno está activo. Todo lo que sabes, todo lo que piensas o haces viene de la décima parte del cerebro. Las otras 9 décimas partes, que están en la región frontal del cerebro son conocidas como el cerebro inactivo o dormido.

¿Por qué están inactivos estos compartimientos? Porque no hay energía. La porción activa del cerebro funciona sobre las energías de ida y pingala, pero las otras 9/10 partes tienen solamente pingala. Pingala es vida. Ida es consciencia. Si un hombre está vivo, pero es incapaz de pensar, decimos que tiene Prana-Shakti. Similarmente, las partes silentes del cerebro tienen Prana, no consciencia.

Por tanto, surge una difícil pregunta: ¿cómo despertar los compartimientos dormidos del cerebro? Nosotros sabemos cómo despertar el temor, ansiedad y pasión, pero la mayoría de nosotros no sabe cómo despertar estas áreas latentes del cerebro. Para despertar las áreas silentes, debemos cargar el cerebro frontal con suficiente Prana y debemos despertar Sushumna Nadi. Para ambos propósitos debemos practicar Pranayama regular y consistentemente, por un largo período de tiempo.

AUMENTANDO LA ILUMINACIÓN EN EL CEREBRO.

En Kundalini Yoga fue descubierto que las diferentes partes del cerebro, están conectadas con los Chakras. Ciertas áreas están conectadas con Muladhara, otras con Swadhisthana, Manipura, anahatha Vishudhi y Ajna. Cuando quieres encender una lámpara eléctrica, no tienes que tocar la lámpara, la operas por medio del interruptor en la pared. Así, cuando quieres despertar el cerebro, no puedes distribuirlo directamente, tienes que pasar los swiches que están en los chakras.

La ciencia moderna divide el área latente del cerebro en 10 partes, mientras en kundalini Yoga lo dividimos en 6. Las cualidades o manifestaciones del cerebro son también séxtuples, como los poderes psíquicos. Estos se manifiestan en diferentes individuos de acuerdo al grado del despertar en las áreas correspondientes del cerebro. No todo el mundo es clarividente o telépata. Algunos son hábiles músicos, algunos pueden cantar, pero hay un centro en el cerebro donde se expresa por sí misma la música trascendental.