Rutina’Pro Age’:los diez alimentos que envejecen

Rutina ‘Pro Age’: los diez alimentos que envejecen

Extracto del Portal Web http://www.expansion.com/

Las grasas trans. Son las grandes enemigas de cualquier dieta saludable. Presentes en la comida procesada, aporta calorías vacías y tapona las arterias. Esto hace además perder elasticidad a la piel. Sin embargo, sí son saludables los aceites naturales como el de oliva, girasol o coco, fuente de vitamina E y que previenen la oxidación de las células y protegen de la acción de los radicales libres.

Los azúcares. Puede mejorar el tono de la piel y mostrar un aspecto más saludable y rejuvenecido reduciendo el consumo de azúcar. Y es que éste puede sobrecargar lo que se conoce como ‘la senda de la insulina’, que afecta los vasos sanguíneos y acelera el envejecimiento cutáneo produciendo un tono apagado e hinchazón. En este sentido, lo ideal es consumir mucha fruta.

La sal. Una dieta baja en sodio también ayuda a mantener una piel más joven. El exceso de sal sube la presión sanguínea, algo que disminuye la producción natural de colágeno y produce flacidez, descolgamiento y efecto apagado..

El café. Es la bebida ‘despertador’ de muchos de nosotros. Pero su consumo en exceso puede acelerar el proceso de envejecimiento. Deshidrata el cuerpo y, con él, la piel, así que puede provocar que se pierda lustre y luminosidad.

Las carnes rojas. Los expertos llegan a limitar su consumo dos veces por semana, ya que su alto contenido en carnitina (presente en su proteína) puede producir envejecimiento cutáneo prematuro porque endurece los capilares.

Los carbohidratos simples. Todos aquellos alimentos con un índice glucémico alto (harinas refinadas, pasta blanca…) favorecen la ruptura del colágeno y la elastina en la piel y en los músculos. Es decir, es el camino directo a una piel menos flexible, más frágil y con más arrugas. Mejor optar por los integrales.

El alcohol. Muy similar al efecto del café sobre los dientes, también deshidrata y, a la vez, favorece la hinchazón en los ojos y la aparición de bolsas.

La comida muy picante. Si tiene la piel sensible, el picante será su peor enemigo, porque dilata los vasos sanguíneos y favorece que se rompan, que aparezca la rosácea y que la piel manifieste su peor aspecto. Aunque la sensibilidad no sea tu problema, el abusar del picante puede abocarle a ella.

Los conservantes presentes en la carne. Salchichas y fiambres de baja calidad de origen industrial contienen sulfitos, que contribuyen a acelerar el envejecimiento y producen alteraciones como la rosácea e inflamaciones nada agradables ni favorecedoras.

Los refrescos azucarados. Además de ganar peso, el abuso de bebidas azucaradas acelera el envejecimiento, ya que los azúcares provocan el acortamiento de estos telómeros y causa que las células mueran más rápidamente. Las alternativas son los zumos, las bebidas ‘light’ o cervezas sin alcohol.

Pincha AQUÍ para ver toda la noticia